Alto Aruya

Alto Aruya

Entradas populares

miércoles, 15 de abril de 2020

La Cría de la Boa Negra

Érase una vez una familia que vivía en una balsa en el rio Ucayali.
Los tres hijos mayores se dedicaban a la pesca y mientras sus padres, de avanzada edad, se quedaban en casa cuidando los botes, chalupas y otras embarcaciones que la gente de un pueblo cercano les dejaba.

Cierta tarde, como de costumbre, la madre atizaba la candela en la tushpa para preparar la cena.
Estaba en estas labores cuando oyó un bullicio afuera de la casa. 
Sus hijos habían llegado, estaban hablando emocionados con su padre y ella salió a ver lo qué pasaba. 

-¡Si papá! es una boa chiquita nomás, medirá unos tres o cuatro metros.
Decía Darío, el hijo mayor, muy alegre como si se hubiera ganado un trofeo. 
-¿Y cómo asi lo atraparon?-preguntó curioso y sonriente el padre.
-Estábamos recogiendo la trampera, ya para venir y, sentimos algo que pesaba mucho. Pensé que la trampa se había atajado en algún palo y casi buzo papá.-contaba el menor.

-Yo decía que eran varias taricayas porque no dejaba de moverse- interrumpió Cesar, su segundo hijo.

-Entonces le dije a Dario para arrastrarlo hasta la playa y, mientras jalábamos la trampera, vimos que era una boa. Como no era tan grande le agarramos entre los tres y le metimos en el costal pensando venderle mañana.- continuó contando emocionado el menor.

-¡¿Qué hacen trayendo esa boa a la casa?! -Exclamo muy asustada la señora.
-Le vamos a vender mañana mamita-explicó el menor.
-Nada de vender ¡bótenle al agua¡ eso no es cualquier animal, es una cría de boa negra y su madre le debe estar siguiendo- Dijo la señora mientras miraba preocupada cómo la serpiente zigzagueaba dentro del transparente costal.

-Ayayay mujer, ¡¿cómo vas a estar creyendo eso ya vuelta?!
Deja a tus hijos, ellos ya verán lo que hacen- repuso el papá.

En ese momento todos se quedaron atónitos cuando la pequeña boa lanzó un silbido suave:
-sss sss sss-
-Ja ja ja ja ja- todos los hombres se echaron rieron.
-¡Está llorando!- exclamó Darío.
-No está llorando, está llamando a su mamá- dijo la ofuscada señora y se metió a la casa.

Los demás restaron importancia al asunto y como había un bidón grande por ahí, agarraron a la boa y lo metieron dentro con el plan de llevarlo a venderlo al siguiente dia.
Luego de cenar una deliciosa patarashca de bagre más su café caliente, cada uno se fue a descansar.

El cielo estaba estrellado esa noche, el vaivén de las olas golpeaba suavemente la balsa. En la lejanía se escuchaba el débil sonido de la música en el pueblo. Pero la señora estaba preocupada, esa "boíta" no había cesado de silbar casi todo ese tiempo y a lo lejos, rio abajo, no sabía si era su imaginación o miedo, pero había creído escuchar otro silbido más agudo como respuesta.

A esos de las dos de la madrugada, cuando por el cansancio ya se estaba quedando dormida, algo golpeó fuertemente desde debajo de la balsa. 
-¡Dios mio¡- exclamó ella asustada.
-¿Qué es?- Preguntó bostezando su marido.
-Como que algo ha chocado debajo de la balsa- respondió la mujer.
-Debe ser algún tronco. Ahorita la mando a Dario para que vaya a ver-.
Ni bien terminada de decir esto, cuando oyó ese agudo silbido de nuevo:
-Sss sss sss-
Pero ahora muy fuerte y al costado de su balsa.
Todos se despertaron y atemorizados no quisieron salir.
-Yo les he dicho. ¡Es su madre!-
Exclamó enojada la mujer.

Todos oyeron cómo algo subió reptando pesadamente a la balsa y se arrastró hasta donde estaba el bidón con la cría de la boa adentro. Solo escucharon cómo el bidón se cayó al agua.
-¡La escopeta¡ ¡la escopeta¡ ¡pásame la escopeta¡- comenzó a gritar el padre y todos salieron trás él con sus linternas y machetes.

Cuando alumbraron hacia el agua, vieron la cabeza de la pequeña boa y de otra muy grande que se sumergían y dejaban tras sí fuertes remolinos.
Eran la madre y su cría que tras rescatarla, regresaban juntas a su medio natural y de paso había dejado asustada a una familia entera que no pudo dormir toda aquella noche.

--------------------
Cuento
Fernando Bartra

No hay comentarios.:

Publicar un comentario